Marcos Ayala, siempre en movimiento

Marcos Ayala se hizo conocido como "la Revelación del Tango" y "Joven sensación del Tango", y este año en el Bailando, secundando a Mora Godoy, se llevó todos los aplausos. Además es director de Tango Lovers con sede de producción en Miami.

Desde niño, es un apasionado del tango. Marcos Ayala también fue Campeón Mundial de Tango en Japón (con sólo 20 años) y tiene extensos estudios de dirección y producción, experiencia como coreógrafo en películas de cine y una vasta trayectoria internacional en Asia, Europa, Norteamérica, el Caribe y América Latino y amplia formación en prestigiosas escuetos de danza. Semejante curriculum lograron que la milonga con Godoy superara las expectativos marcan-do un hito en ShowMatch. Ninguno de los encargados de calificarlos, cuestionó siquiera un detalle de la coreogra-fía. No sólo se consagraron con 40 puntos, sino que además, ¡por primero vez desde que arrancó el ciclo!, repitieron la performance a pedido del público. En esta nota cuenta sus comienzos y desliza el retrato desconocido de un excelso bailarín.

¿Cómo viviste la experiencia del Bailando?

Como una gran oportunidad que se nos pre-sentó para difundir nuestro género amado. Cuando "el jurado se rindió a nuestros pies", como dijeron, fue el broche de oro para el certamen y un año magnifico. Y después, lo viví con mucha velocidad que es la que te imprime la tv; rápidamente tenía que adaptarme a ritmos que nunca bailé en mi vida. La experiencia fue muy positiva porque disfruto hacer otras cosas y otros ritmos además del tango para crecer y abrir la mente. Es un gran momento en mi carrera porque conocí cosas de mi que no sabia que existían. Uno puede ser bueno en la técnica, más veloz, saber girar mejor, pero en este momento me siento dueño de mi arte y eso da mucho placer, porque disfruto a pleno lo que te sucede. El cuerpo y mente se alinean y sentís lo que el público siente. Consejo: es una experiencia que ningún bailarín debe dejar pasar. Tener la posibilidad de que me conozca más gente de todas las edades que probablemente antes no se interesaron en el tango es muy positivo porque así cumpliré con los objetivos que pensé para llevar nuestra cultura a más generaciones no solo a nivel internacional sino también acá.

¿Qué otras satisfacciones te deja este año? ¡Ufff! Fue un año soñado: primero fue con Mora Godoy el reestreno en junio de su premiada obra Chantecler Tongo en el Teatro Opera Allianz y luego, con Tongo Lovers en octubre en el Queens Theatre de Nueva York. Hace tres años que dirijo Tango Lovers y fuimos sumando gente. Hace tiempo que viejo en este camino y el tango es mi gran compañero, trabajé en espectáculos muy prestigiosos en Argentina y en el mundo, pero luego de un tiempo sentí la necesidad de crear mi propio show, con una visión distinta, algo que hable más de mí y de los tiem-pos que vivimos para contar historias nuevas con diferentes colores de otras cosas tal vez no vistas en el tango. Si bien la historia del compadrito y mujer apasionada es una parte muy atractiva de la historia del tango, también hay tango en las historias de hoy, por eso traté de que en este show convivan las dos caras del tango con armonía entre lo clásico y moderno, evolución del mundo y personas y por supuesto, formas de amar. Tongo Lovers resulta de todos esos pensamientos. Por eso este espectáculo llega a todas las generaciones.